Angelika Markul

Origen

Play
00:00 00:00
Mute
Full screen
Play
00:00 00:00
Mute
Full screen
Origen, Con la ocasión de la exposición “Deadly Charm of Snakes” de Angelika Markul en su espacio, la Galería Albarrán Bourdais ha querido profundizar y hacer una retrospectiva de sus sorprendentes vídeos fruto de reflexiones sobre nuestra existencia y evolución que la llevan a expediciones a lugares inéditos.  En su práctica artística, Angelika Markul investiga lugares perdidos, ignorados, en ocasiones incluso peligrosos, y se adentra en mundos en los que la realidad y la ficción son difíciles de diferenciar. Con una producción extraordinaria, a través de sus vídeos nos hace reflexionar, y nos lleva a descubrir lugares insólitos propios casi de la ciencia ficción. En “La Mémoire des Glaciers” Angelika se adentra en el proceso de reflexión iniciado hace mas de diez años en torno a cuestionamientos de origen, memoria, cuerpos y lugares, la destrucción y el ciclo de la vida. Este film es un mito en la confluencia de la ciencia y la ficción, el primero de una trilogía sobre el origen y la existencia del hombre y su evolución. El punto de partida de la película es el descubrimiento del cometa Churyumov-Gerasimenko, que podría contener una explicación sobre el origen de la vida en la Tierra. La videoinstalación relata el trágico derretimiento de un glaciar en el sur de la Patagonia, evocando la amputación de un cuerpo gangrenoso. En el corazón de estas rocas orgánicas, cometas y glaciares, el nacimiento y la muerte están presentes al mismo nivel. Markul revela estos secretos de la naturaleza (reales o ficticios) a través de imágenes teñidas de misterio. En “Terre de Départ” Angelika Markul nos hace recapacitar sobre las sabidurías ancestrales, los excesos del mundo industrial y las debilidades del conocimiento moderno, como una peregrinación etérea hacia un futuro a reinventar. A través de su obra nos adentra en la oscuridad total, nos empapa de una atmósfera Lynchiana, a la que nos transporta a través de una mezcla de sonidos, los del aire y los campos magnéticos de los planetas. El video representa una noche estrellada, un ciclo nocturno acelerado. Con claridad científica, revela toda la vitalidad del mundo de las estrellas a través de sus microeventos astrofísicos: variaciones cromáticas, asociaciones estelares, trayectorias de asteroides… Al darle a la ecología una dimensión universal, la videógrafa se reconecta con una tradición ancestral de la que se inspira; retoma la creencia de los indígenas de Chile de que nuestro planeta es solo un lugar de paso antes de un viaje definitivo a las estrellas.  En esta línea, “Bepicolombo” nos deja mucho espacio para imaginar una historia hacia una posible salida de la humanidad hacia otro lugar. “Bepicolombo” toma su nombre de la misión para explorar el planeta Mercurio que se lanzó en octubre de 2018 y que es llevada a cabo por la Agencia Espacial Europea en conjunto con la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA). Los dos orbitadores que componen la misión deberían colocarse en diciembre de 2025 alrededor de Mercurio. Mercurio sigue siendo un planeta poco conocido, y sin embargo su proximidad al Sol lo convierten en un objetivo científico importante para comprender la juventud del Sistema Solar. El video confronta las imágenes captadas por este satélite en relación a unas minas de superficie de diamantes, ubicadas en  Siberia Oriental. Su brecha abarca una superficie de varios kilómetros lo que los hace visibles desde los satélites. A través de estas imágenes, Angelika Markul transmite tanto el deseo de expansión como la capacidad destructiva inherente al hombre. En la búsqueda de los orígenes, uno de sus sus últimos proyectos cinematográficos se ha realizado en la región australiana de Brrom, un lugar donde las huellas de dinosaurios están presentes a lo largo de toda la costa. Su proyecto es una continuación del trabajo de investigadores científicos y de aborígenes; Angelika se adentra en un mundo mágico marcado por apariciones y desapariciones, secuencias de momentos en los que los movimientos del mar y de la luna permiten descubrir esas huellas con visiones diferentes, en ocasiones esculturales. De ahí el nombre del vídeo, “Marella” que evoca las creencias de Goolarabooloo, Dios creativo también conocido como Imu Man o Marella. Marella vino a crear el mundo, la naturaleza y los hombres, dejando en el suelo estas huellas protagonistas de la película de Angelika Markul. La exposición “Origen” ofrece varias visiones que nos hacen pensar y nos obligan ha hacer un  paréntesis mostrándonos un mundo increíble, difícil de percibir en en la vorágine de nuestras vidas cotidianas.
Play
00:00 00:00
Mute
Full screen
Play
00:00 00:00
Mute
Full screen
Play
00:00 00:00
Mute
Full screen
Play
00:00 00:00
Mute
Full screen
Origen, Con la ocasión de la exposición “Deadly Charm of Snakes” de Angelika Markul en su espacio, la Galería Albarrán Bourdais ha querido profundizar y hacer una retrospectiva de sus sorprendentes vídeos fruto de reflexiones sobre nuestra existencia y evolución que la llevan a expediciones a lugares inéditos.  En su práctica artística, Angelika Markul investiga lugares perdidos, ignorados, en ocasiones incluso peligrosos, y se adentra en mundos en los que la realidad y la ficción son difíciles de diferenciar. Con una producción extraordinaria, a través de sus vídeos nos hace reflexionar, y nos lleva a descubrir lugares insólitos propios casi de la ciencia ficción. En “La Mémoire des Glaciers” Angelika se adentra en el proceso de reflexión iniciado hace mas de diez años en torno a cuestionamientos de origen, memoria, cuerpos y lugares, la destrucción y el ciclo de la vida. Este film es un mito en la confluencia de la ciencia y la ficción, el primero de una trilogía sobre el origen y la existencia del hombre y su evolución. El punto de partida de la película es el descubrimiento del cometa Churyumov-Gerasimenko, que podría contener una explicación sobre el origen de la vida en la Tierra. La videoinstalación relata el trágico derretimiento de un glaciar en el sur de la Patagonia, evocando la amputación de un cuerpo gangrenoso. En el corazón de estas rocas orgánicas, cometas y glaciares, el nacimiento y la muerte están presentes al mismo nivel. Markul revela estos secretos de la naturaleza (reales o ficticios) a través de imágenes teñidas de misterio. En “Terre de Départ” Angelika Markul nos hace recapacitar sobre las sabidurías ancestrales, los excesos del mundo industrial y las debilidades del conocimiento moderno, como una peregrinación etérea hacia un futuro a reinventar. A través de su obra nos adentra en la oscuridad total, nos empapa de una atmósfera Lynchiana, a la que nos transporta a través de una mezcla de sonidos, los del aire y los campos magnéticos de los planetas. El video representa una noche estrellada, un ciclo nocturno acelerado. Con claridad científica, revela toda la vitalidad del mundo de las estrellas a través de sus microeventos astrofísicos: variaciones cromáticas, asociaciones estelares, trayectorias de asteroides… Al darle a la ecología una dimensión universal, la videógrafa se reconecta con una tradición ancestral de la que se inspira; retoma la creencia de los indígenas de Chile de que nuestro planeta es solo un lugar de paso antes de un viaje definitivo a las estrellas.  En esta línea, “Bepicolombo” nos deja mucho espacio para imaginar una historia hacia una posible salida de la humanidad hacia otro lugar. “Bepicolombo” toma su nombre de la misión para explorar el planeta Mercurio que se lanzó en octubre de 2018 y que es llevada a cabo por la Agencia Espacial Europea en conjunto con la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA). Los dos orbitadores que componen la misión deberían colocarse en diciembre de 2025 alrededor de Mercurio. Mercurio sigue siendo un planeta poco conocido, y sin embargo su proximidad al Sol lo convierten en un objetivo científico importante para comprender la juventud del Sistema Solar. El video confronta las imágenes captadas por este satélite en relación a unas minas de superficie de diamantes, ubicadas en  Siberia Oriental. Su brecha abarca una superficie de varios kilómetros lo que los hace visibles desde los satélites. A través de estas imágenes, Angelika Markul transmite tanto el deseo de expansión como la capacidad destructiva inherente al hombre. En la búsqueda de los orígenes, uno de sus sus últimos proyectos cinematográficos se ha realizado en la región australiana de Brrom, un lugar donde las huellas de dinosaurios están presentes a lo largo de toda la costa. Su proyecto es una continuación del trabajo de investigadores científicos y de aborígenes; Angelika se adentra en un mundo mágico marcado por apariciones y desapariciones, secuencias de momentos en los que los movimientos del mar y de la luna permiten descubrir esas huellas con visiones diferentes, en ocasiones esculturales. De ahí el nombre del vídeo, “Marella” que evoca las creencias de Goolarabooloo, Dios creativo también conocido como Imu Man o Marella. Marella vino a crear el mundo, la naturaleza y los hombres, dejando en el suelo estas huellas protagonistas de la película de Angelika Markul. La exposición “Origen” ofrece varias visiones que nos hacen pensar y nos obligan ha hacer un  paréntesis mostrándonos un mundo increíble, difícil de percibir en en la vorágine de nuestras vidas cotidianas.
Origen, Con la ocasión de la exposición “Deadly Charm of Snakes” de Angelika Markul en su espacio, la Galería Albarrán Bourdais ha querido profundizar y hacer una retrospectiva de sus sorprendentes vídeos fruto de reflexiones sobre nuestra existencia y evolución que la llevan a expediciones a lugares inéditos.  En su práctica artística, Angelika Markul investiga lugares perdidos, ignorados, en ocasiones incluso peligrosos, y se adentra en mundos en los que la realidad y la ficción son difíciles de diferenciar. Con una producción extraordinaria, a través de sus vídeos nos hace reflexionar, y nos lleva a descubrir lugares insólitos propios casi de la ciencia ficción. En “La Mémoire des Glaciers” Angelika se adentra en el proceso de reflexión iniciado hace mas de diez años en torno a cuestionamientos de origen, memoria, cuerpos y lugares, la destrucción y el ciclo de la vida. Este film es un mito en la confluencia de la ciencia y la ficción, el primero de una trilogía sobre el origen y la existencia del hombre y su evolución. El punto de partida de la película es el descubrimiento del cometa Churyumov-Gerasimenko, que podría contener una explicación sobre el origen de la vida en la Tierra. La videoinstalación relata el trágico derretimiento de un glaciar en el sur de la Patagonia, evocando la amputación de un cuerpo gangrenoso. En el corazón de estas rocas orgánicas, cometas y glaciares, el nacimiento y la muerte están presentes al mismo nivel. Markul revela estos secretos de la naturaleza (reales o ficticios) a través de imágenes teñidas de misterio. En “Terre de Départ” Angelika Markul nos hace recapacitar sobre las sabidurías ancestrales, los excesos del mundo industrial y las debilidades del conocimiento moderno, como una peregrinación etérea hacia un futuro a reinventar. A través de su obra nos adentra en la oscuridad total, nos empapa de una atmósfera Lynchiana, a la que nos transporta a través de una mezcla de sonidos, los del aire y los campos magnéticos de los planetas. El video representa una noche estrellada, un ciclo nocturno acelerado. Con claridad científica, revela toda la vitalidad del mundo de las estrellas a través de sus microeventos astrofísicos: variaciones cromáticas, asociaciones estelares, trayectorias de asteroides… Al darle a la ecología una dimensión universal, la videógrafa se reconecta con una tradición ancestral de la que se inspira; retoma la creencia de los indígenas de Chile de que nuestro planeta es solo un lugar de paso antes de un viaje definitivo a las estrellas.  En esta línea, “Bepicolombo” nos deja mucho espacio para imaginar una historia hacia una posible salida de la humanidad hacia otro lugar. “Bepicolombo” toma su nombre de la misión para explorar el planeta Mercurio que se lanzó en octubre de 2018 y que es llevada a cabo por la Agencia Espacial Europea en conjunto con la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA). Los dos orbitadores que componen la misión deberían colocarse en diciembre de 2025 alrededor de Mercurio. Mercurio sigue siendo un planeta poco conocido, y sin embargo su proximidad al Sol lo convierten en un objetivo científico importante para comprender la juventud del Sistema Solar. El video confronta las imágenes captadas por este satélite en relación a unas minas de superficie de diamantes, ubicadas en  Siberia Oriental. Su brecha abarca una superficie de varios kilómetros lo que los hace visibles desde los satélites. A través de estas imágenes, Angelika Markul transmite tanto el deseo de expansión como la capacidad destructiva inherente al hombre. En la búsqueda de los orígenes, uno de sus sus últimos proyectos cinematográficos se ha realizado en la región australiana de Brrom, un lugar donde las huellas de dinosaurios están presentes a lo largo de toda la costa. Su proyecto es una continuación del trabajo de investigadores científicos y de aborígenes; Angelika se adentra en un mundo mágico marcado por apariciones y desapariciones, secuencias de momentos en los que los movimientos del mar y de la luna permiten descubrir esas huellas con visiones diferentes, en ocasiones esculturales. De ahí el nombre del vídeo, “Marella” que evoca las creencias de Goolarabooloo, Dios creativo también conocido como Imu Man o Marella. Marella vino a crear el mundo, la naturaleza y los hombres, dejando en el suelo estas huellas protagonistas de la película de Angelika Markul. La exposición “Origen” ofrece varias visiones que nos hacen pensar y nos obligan ha hacer un  paréntesis mostrándonos un mundo increíble, difícil de percibir en en la vorágine de nuestras vidas cotidianas.
Play
00:00 00:00
Mute
Full screen
Play
00:00 00:00
Mute
Full screen

Con la ocasión de la exposición “Deadly Charm of Snakes” de Angelika Markul en su espacio, la Galería Albarrán Bourdais ha querido profundizar y hacer una retrospectiva de sus sorprendentes vídeos fruto de reflexiones sobre nuestra existencia y evolución que la llevan a expediciones a lugares inéditos. 

En su práctica artística, Angelika Markul investiga lugares perdidos, ignorados, en ocasiones incluso peligrosos, y se adentra en mundos en los que la realidad y la ficción son difíciles de diferenciar. Con una producción extraordinaria, a través de sus vídeos nos hace reflexionar, y nos lleva a descubrir lugares insólitos propios casi de la ciencia ficción.

En “La Mémoire des Glaciers” Angelika se adentra en el proceso de reflexión iniciado hace mas de diez años en torno a cuestionamientos de origen, memoria, cuerpos y lugares, la destrucción y el ciclo de la vida. Este film es un mito en la confluencia de la ciencia y la ficción, el primero de una trilogía sobre el origen y la existencia del hombre y su evolución. El punto de partida de la película es el descubrimiento del cometa Churyumov-Gerasimenko, que podría contener una explicación sobre el origen de la vida en la Tierra. La videoinstalación relata el trágico derretimiento de un glaciar en el sur de la Patagonia, evocando la amputación de un cuerpo gangrenoso. En el corazón de estas rocas orgánicas, cometas y glaciares, el nacimiento y la muerte están presentes al mismo nivel. Markul revela estos secretos de la naturaleza (reales o ficticios) a través de imágenes teñidas de misterio.

En “Terre de Départ” Angelika Markul nos hace recapacitar sobre las sabidurías ancestrales, los excesos del mundo industrial y las debilidades del conocimiento moderno, como una peregrinación etérea hacia un futuro a reinventar. A través de su obra nos adentra en la oscuridad total, nos empapa de una atmósfera Lynchiana, a la que nos transporta a través de una mezcla de sonidos, los del aire y los campos magnéticos de los planetas. El video representa una noche estrellada, un ciclo nocturno acelerado. Con claridad científica, revela toda la vitalidad del mundo de las estrellas a través de sus microeventos astrofísicos: variaciones cromáticas, asociaciones estelares, trayectorias de asteroides… Al darle a la ecología una dimensión universal, la videógrafa se reconecta con una tradición ancestral de la que se inspira; retoma la creencia de los indígenas de Chile de que nuestro planeta es solo un lugar de paso antes de un viaje definitivo a las estrellas. 

En esta línea, “Bepicolombo” nos deja mucho espacio para imaginar una historia hacia una posible salida de la humanidad hacia otro lugar. “Bepicolombo” toma su nombre de la misión para explorar el planeta Mercurio que se lanzó en octubre de 2018 y que es llevada a cabo por la Agencia Espacial Europea en conjunto con la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA). Los dos orbitadores que componen la misión deberían colocarse en diciembre de 2025 alrededor de Mercurio. Mercurio sigue siendo un planeta poco conocido, y sin embargo su proximidad al Sol lo convierten en un objetivo científico importante para comprender la juventud del Sistema Solar. El video confronta las imágenes captadas por este satélite en relación a unas minas de superficie de diamantes, ubicadas en  Siberia Oriental. Su brecha abarca una superficie de varios kilómetros lo que los hace visibles desde los satélites. A través de estas imágenes, Angelika Markul transmite tanto el deseo de expansión como la capacidad destructiva inherente al hombre.

En la búsqueda de los orígenes, uno de sus sus últimos proyectos cinematográficos se ha realizado en la región australiana de Brrom, un lugar donde las huellas de dinosaurios están presentes a lo largo de toda la costa. Su proyecto es una continuación del trabajo de investigadores científicos y de aborígenes; Angelika se adentra en un mundo mágico marcado por apariciones y desapariciones, secuencias de momentos en los que los movimientos del mar y de la luna permiten descubrir esas huellas con visiones diferentes, en ocasiones esculturales. De ahí el nombre del vídeo, “Marella” que evoca las creencias de Goolarabooloo, Dios creativo también conocido como Imu Man o Marella. Marella vino a crear el mundo, la naturaleza y los hombres, dejando en el suelo estas huellas protagonistas de la película de Angelika Markul.

La exposición “Origen” ofrece varias visiones que nos hacen pensar y nos obligan ha hacer un  paréntesis mostrándonos un mundo increíble, difícil de percibir en en la vorágine de nuestras vidas cotidianas.

See previous exhibition