Bertrand Lavier

© Galería Albarrán Bourdais
© Galería Albarrán Bourdais
© Galería Albarrán Bourdais
© Galería Albarrán Bourdais
© Galería Albarrán Bourdais

Galería Albarrán Bourdais presenta a partir del jueves 12 de septiembre la primera exposición del artista francés Bertrand Lavier (Châtillon-sur-Seine, Francia, 1949) en Madrid. Junto a Daniel Buren, Christian Boltanski o Annette Messager, Bertrand Lavier es uno de los pilares del arte contemporáneo francés.

Desde principios de los años 70, Lavier se ha centrado en la creación de obras que suponen una extensión crítica del trabajo de Marcel Duchamp o de los Nouveaux Réalistes. Tomando objetos cotidianos, modificándolos o hibridándolos, el artista debate acerca del estatus de la obra de arte desde un punto de vista irónico. Centrándose en eliminar el contexto original de los objetos y desembocando en una visión ambigua que mezcla géneros, principios y materiales, consigue poner a prueba nuestro bagaje intelectual, alterando así nuestros hábitos visuales y estéticos más arraigados.

Sus métodos consisten, por ejemplo, en cubrir objetos cotidianos con una capa de pintura, convirtiéndolos así en la imagen pintada de sí mismos. La representación de esta realidad solo se produce una vez que el objeto original está oculto. En otro de estos métodos, combina dos objetos diferentes y sin relación evidente pero con una conexión oculta, de carácter nominativo y con un matiz claramente humorístico.

Todo ello se refleja en sus vitrines, obras creadas a partir de los años 90 en las cuales deliberadamente genera confusión en torno a la técnica y al soporte. Un espejo cuya parte central ha sido difuminada con brochazos de un material translúcido: Regàs (2018) o una fotografía que ha sido cubierta de pintura: Oxyde green (2019). Dos paneles con distintos tonos de verde yuxtapuestos o la intervención instalada en el fondo del callejón de Jorge Juan con la fotografía de su obra La Bocca/Zanker (2005), en la que, jugando siempre con la semántica, el artista coloca sobre un congelador de la marcha Zanker un sofá realizado por los diseñadores italianos Studio 65 a partir del sofá imaginado por Salvador Dalí en 1935 para celebrar los labios de la actriz Mae West, inspirado a su vez por la pintura de Man Ray. Los títulos de las obras se convierten así en una parte imprescindible para la totalidad de la pieza y para su comprensión.

Se podría decir que la producción de Lavier es un juego continuo entre las diferentes técnicas, la reinterpretación de la historia del arte y de la historia contemporánea, el espectador y su percepción y la certeza de lo que tiene delante, que la dotan de un amplio abanico de referencias ocultas tras la materialidad de su obra.

See previous exhibition